FORO SOBRE LANZAROTE

www.webdelanzarote.com
Fecha actual Lun 06 Dic, 2021 2:33 am

Todos los horarios son UTC




Nuevo tema Responder al tema  [ 51 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente
Autor Mensaje
NotaPublicado: Mar 11 Feb, 2020 4:20 pm 
Desconectado
Site Admin

Registrado: Sab 30 Ago, 2003 6:24 pm
Mensajes: 2994
Según Diario de Lanzarote:

“Si hubiese habido un proyecto anterior, no hubiera hecho falta el mío”. El ingeniero técnico Óscar Galván, citado a declarar como testigo en el caso Stratvs, ha reconocido esta mañana que le encargaron el proyecto del restaurante de la bodega poco antes de la vista judicial que decidió el cierre de Stratvs, en 2013, cuando el restaurante ya estaba construido. De hecho, el restaurante ya había sido cerrado por orden municipal. Galván ha contestado que le encargaron el proyecto para intentar su legalización “con la intención de obtener la licencia”.

Imagen

También hizo varios proyectos más: uno de instalaciones de gas y otro del sistema de evacuación de aguas. La defensa del técnico del Consejo insular de aguas, José Juan Hernández Duchemín, le ha preguntado si la conclusión de ese informe es que el tratamiento de aguas residuales es correcto y Galván contestó que el informe no versa sobre el tratamiento de aguas, sino solo sobre su evacuación, “tuberías y poco más”.

Para el informe sobre el saneamiento consultó otros informes que obran en la causa que hablan de tres sistemas distintos de tratamiento de aguas. La acusación popular ha cuestionado cómo pudo hacer el informe si el restaurante estaba cerrado y las tuberías se hacen de forma paralela a la cimentación y no pudo comprobar dichas tuberías.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Mar 11 Feb, 2020 4:23 pm 
Desconectado
Site Admin

Registrado: Sab 30 Ago, 2003 6:24 pm
Mensajes: 2994
Según Diario de Lanzarote:

Otra de las testigos del día en el caso Stratvs fue Piedad del Río, esposa del arquitecto de la bodega, Miguel Ángel Armas Matallana. El tribunal le ha señalado que le asistía su derecho a no declarar puesto que su marido está acusado en la causa, pero ha preferido declarar.

Imagen

Del Río fue la solicitante de la autorización inicial para la bodega. Señaló que ella quería rehabilitar la casa que había en ese terreno y que delegó para ello tanto en su marido como en el Grupo Rosa, pero que ella no autorizó “personalmente” a nadie para actuar en su nombre. “Delegué todo el papeleo, yo quería tener la casa para reunir a la familia”, señaló. Dijo que había una relación de amistad y confianza con Juan Francisco Rosa: “En ese momento sí”.

Después, en 2005, abandona el proyecto porque “lo que iba a ser una casa familiar se convirtió en algo muy complejo, muy lujoso”. “A mí ese aspecto, en plan de negocio, no me interesaba ni podíamos asumir ese proyecto, no era la idea primitiva”. De hecho, dijo que se fue enterando de muchas cosas “a partir de lo que está ocurriendo”, en referencia al proceso judicial.

Reconoció que tras la construcción de la bodega, “el barranco ya no existe”, pero que ella nunca vio agua en esa zona, que frecuentaba desde mediados de los años setenta. Por otra parte, no supo explicar cómo un contrato privado de compra venta de una parte de los terrenos, en el que aparece su nombre, acabó en el Gobierno de Canarias para acreditar la propiedad de los terrenos, un requisito necesario para poder autorizar la construcción de un almacén para guardar la cosecha.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Mar 11 Feb, 2020 4:28 pm 
Desconectado
Site Admin

Registrado: Sab 30 Ago, 2003 6:24 pm
Mensajes: 2994
Vídeo Lancelot TV:



Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Mié 12 Feb, 2020 4:27 pm 
Desconectado
Site Admin

Registrado: Sab 30 Ago, 2003 6:24 pm
Mensajes: 2994
Según Diario de Lanzarote:

Los cuatro denunciantes del caso Stratvs, Luis Guirao, Mario Alberto Perdomo, Ezequiel Navío y Ginés Díaz Pallarés, declararon este martes en calidad de testigos en la cuarta sesión de la vista oral. Los cuatro señalaron que acudieron a la vía penal, con una denuncia en la Policía Nacional por la construcción de la bodega, porque no confiaban en la vía administrativa.

Imagen

La abogada del Gobierno de Canarias insistió a los testigos en sucesivas preguntas sobre la preferencia de la vía penal por la administrativa. Guirao señaló que, como ciudadanos, hacen un esfuerzo por suplir lo que no hacen las administraciones.

Perdomo dijo que a lo largo de su vida, en las organizaciones en las que ha participado, habrá puesto más de treinta denuncias y que su experiencia con la vía administrativa “no es muy satisfactoria”. Navío contestó con cierta ironía que pusieron esa denuncia porque “legalmente se puede poner una denuncia en comisaría”.

La defensa de Juan Francisco Rosa, por su parte, centró la mayoría de sus preguntas en intentar cuestionar que no habían denunciado otras bodegas. Navío dijo que también presentó numerosas denuncias cuando era delegado de WWF Adena en Canarias, y alguna de ellas en La Geria.

Guirao dijo que el resto de los bodegueros se quejaban de que no podían hacer prácticamente nada y sin embargo se empezó a construir una bodega nueva. “Los permisos para todas las bodegas se aprobaban por el procedimiento extraordinario, no por el ordinario como en Stratvs”, señaló. También declaró que la modificación del paisaje de la Geria fue uno de los motivos de la denuncia.

Imagen

Respecto a la motivación para denunciar, Díaz Pallarés señaló que era la primera vez que se hacía una obra grande fuera de las zonas urbanas: “Hasta entonces nadie había intentado llevar obras de gran tamaño fuera de ese tipo de suelos”.

Señaló que “cuando tienes una mesa llena de infracciones tienes que seleccionar qué denunciar, y se trataba de una obra en un espacio natural como La Geria”.

También dijo que los agricultores solicitaban poder hacer mejoras y no se les concedía permiso, “a veces de forma demasiado estricta”.

Explicó que trabaja como vigilante de medio ambiente en los islotes y que durante un época, en los años ochenta, ayudaba a sus compañeros porque “se estaban llevando La Geria a palas”. “Fue una pesadilla”, dijo.

Aseguró que, cuando se vieron movimientos de tierra al inicio de la obra, sus compañeros acudieron y apareció un papel de autorización del Gobierno “unas horas antes de que todas las competencias pasaran al Cabildo”. “Casualidades”, añadió.

Respecto a la capacidad de influencia de Rosa sobre las administraciones, Guirao dijo que la protección de Cabildo, Gobierno y Ayuntamiento de Yaiza “ha sido brutal” y recordó la presencia del exconsejero de Política Territorial, Domingo Berriel, en la boda de la hija de Rosa, haciendo declaraciones a favor de su apertura.

También destacó que el empresario ha tenido la concesión de los informativos de la Televisión Canaria. Ginés Díaz aseguró que “fue terrible” ver a todas las autoridades en la inauguración de la bodega “sabiendo que era ilegal”.

Por otra parte, Guirao señaló que el destino del rofe retirado en la excavación de Stratvs fue a parar a los enarenados de Juan Francico Rosa frente a Finca de Uga y dijo que había sufrido insultos, amenazas veladas y hasta un intento de compra.

Navío aseguró que el barranco ha sido ocupado por la construcción y que Stratvs supuso un cambio significativo en el paisaje del lugar, y Díaz Pallarés aseguró que no ha querido ir a ver al bodega, que Faustino García Márquez, era un referente “y ha sido muy doloroso lo de este caso”, refiriéndose al hecho de que sea uno de los acusados.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Mié 12 Feb, 2020 4:32 pm 
Desconectado
Site Admin

Registrado: Sab 30 Ago, 2003 6:24 pm
Mensajes: 2994
Según Diario de Lanzarote:

Olga María Ramos, propietaria por herencia de una parte de la finca donde se construyó la bodega Stratvs, declaró este miércoles como testigo en la vista oral. Su marido, ya fallecido, y sus dos hermanos, eran propietarios de una sexta parte del terreno donde se hizo la bodega. Fue esta parte de la familia Negrín la que se sumó al procedimiento como acusación particular solicitando el pago de los terrenos usurpados. En enero de 2019, Juan Francisco Rosa compró esos terrenos por 80.000 euros y la familia se retiró del procedimiento.

Imagen

La testigo señaló que se enteraron “muy tarde” de la construcción de la bodega y que le aviso un primo de su marido, ya fallecido, cuando la obra estaba casi terminada. Dijo que no le avisaron sus cuñados, con quienes no mantenía relación. “Nadie se puso en contacto conmigo”. Señaló que la bodega se pudo hacer “sin que nadie se enterase” mientras la carretera estaba cerrada por las obras de la nueva vía de La Geria.

En el año 2008 ella y sus hijos que resolviera el problema. “Se habían apropiado de una propiedad nuestra”. Hicieron un requerimiento y tuvieron “muchas conversaciones” con Miguel Ángel Armas, el arquitecto de la bodega y primo segundo de su marido que, según Ramos, dijo que lo solucionaran entre los cuñados.

Quien respondió al requerimiento fue Juan Francisco Rosa. Su primera respuesta fue, según Olga Ramos, “que no tenía dinero”. Les ofreció a cambio formar parte de la sociedad de la bodega. “Nosotros lo que queríamos era que nos pagara el suelo que se había apropiado”, dijo. “Él tuvo una oportunidad de solucionarlo fácilmente”. Declaró que Rosa no quiso solucionarlo ni se pactó nunca un precio.

También desmintió que una de su hijas se quisiera casar en la bodega y que con ese pago se daba por satisfecha, como declaró Rosa en el juicio. “Es parte de las grandísimas mentiras que se han dicho, mi hija nunca quiso casarse en Lanzarote y menos en la bodega”. Aseguró que ella ni conoce la bodega. “No la he querido pisar ni de curiosa”. Dijo que este asunto ha supuesto un “sufrimiento grande” y que ellos no querían aparecer continuamente en la prensa.

Cuando decidieron llevar el caso a los Juzgados se encontraron con que ningún abogado quería hacerse cargo “porque este señor tenía mucho poder”, en referencia a Rosa: “Es muy difícil ir en contra de este señor”, añadió. Preguntada por el abogado de Rosa si es cierto que un abogado les recomendó esperar a denunciar a que estuviera construida la bodega para obtener más dinero, contestó que no lo sabía, pero que “todos los abogados ponían una disculpa para hacerse cargo del asunto”.

El promotor de la bodega, Juan Francisco Rosa, declaró la pasada semana que el suegro de Ramos, Domingo Negrín, le vendió el terreno “de palabra” en el año 2001. “El pago no se materializó hasta el año pasado pero yo ya era el dueño”, señaló. Sin embargo, los tres herederos reclamaron los terrenos, unos por la vía penal y otros por la vía civil, ya que ese supuesto acuerdo no se había traducido en el pago de los terrenos.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Mié 12 Feb, 2020 4:40 pm 
Desconectado
Site Admin

Registrado: Sab 30 Ago, 2003 6:24 pm
Mensajes: 2994
Según La Voz de Lanzarote:

Después de cuatro jornadas de juicio del caso Stratvs, continúa siendo un misterio quién elaboró y diseñó el restaurante que se levantó junto a la bodega, ya que nadie se ha hecho cargo de esa intervención ni ha aparecido el proyecto, pese a que es indispensable para ejecutar cualquier obra. El único que consta fue realizado años después de construirse el restaurante, cuando incluso ya había sido precintado por el Ayuntamiento de Yaiza, y su autor ha declarado este martes como testigo.

Imagen

“No tengo muy claro por qué estoy aquí”, ha comenzado afirmando el ingeniero Óscar Galván, pese a que ya declaró en fase de instrucción de esta causa e incluso participó en la vista de medidas cautelares que se celebró en 2013, que terminó con la orden de cierre de todo el complejo. De hecho, después él mismo ha reconocido que Juan Francisco Rosa le encargó el proyecto para aportarlo en esa vista y para intentar “legalizar” la instalación, que se había inaugurado hacía años.

En el caso de la bodega, quien elaboró el proyecto fue el arquitecto Miguel Ángel Armas Matallana, que además era dueño de una parte del terreno y también está acusado en la causa junto a Juan Francisco Rosa. Sin embargo, en su declaración aseguró que él no había tenido ninguna intervención en la construcción del resto del complejo. De esta forma intentó desvincularse de esa parte de las obras, que no tienen ningún tipo de cobertura ni permiso. Y es que la licencia solo autorizaba la rehabilitación de una casa y la construcción de una bodega-almacén de 900 metros -aunque también la propia bodega terminó triplicando el tamaño autorizado-, pero no autorizaba ni el restaurante, ni la tienda, ni las terrazas, ni el resto de salas e instalaciones.

“Me lo encargaron para regularizar la situación”, ha declarado Óscar Galván. Respecto a si había un proyecto de obra anterior al suyo, que debió realizarse para llevar a cabo la construcción, ha asegurado que lo desconoce y que “no recuerda” si se lo mostraron en su día.

“A mí se me pide porque al parecer no había proyecto o no estaba en el Ayuntamiento”, “entiendo que si hubiese habido otro anterior, no hubiera hecho falta el mío”, ha respondido a preguntas de la fiscal y de la acusación popular, pese a que toda obra requiere un proyecto para definir cómo va a ejecutarse. Además, ha asegurado que él no participó en la construcción ni en ningún proyecto previo y que se limitó años después a “estudiar” lo que ya había construido y a “revisar” y a “comprobar lo que estaba bien o lo que estaba mal” para acometer obras si fuera necesario.

“Un proyecto es una idea y se quedó en un mero proyecto”, ha añadido, defendiendo que es “habitual este tipo de trabajo” para “legalizar” obras. No obstante, esta práctica extendida entre promotores de obras ilegales -que después presentan proyectos para intentar legalizarlas- no explica el misterio de cómo se levantó entonces el restaurante de Stratvs. Y es que ninguna obra puede realizarse sin un proyecto que guíe los trabajos, y en este caso ni ha aparecido el documento ni nadie ha asumido su autoría ni la dirección de esa parte de las obras.

Además de ese proyecto del restaurante elaborado en 2013, este ingeniero también tuvo otras intervenciones en Stratvs. De hecho, su citación como testigo fue solicitada por la defensa de Miguel Ángel Armas Matallana, que le ha empezado preguntando por su firma en el “certificado final de obra de las instalaciones” del complejo en 2007. “Ese certificado solo era de una instalación de gas”, ha precisado el testigo.

Así, aunque ha reconocido que eso sí se hizo bajo su dirección, ha insistido en que era “un proyecto muy específico”, “una instalación muy concreta” de gas, “para alimentar unas calderas para calentar agua”. Sin embargo, en contra de lo que pretendía sostener la defensa, ha afirmado que “no puede asegurar” que el resto de obras de Stratvs hubieran terminado en 2007. La importancia de la fecha está en la estrategia que marcaron los acusados desde el primer día del juicio, cuando sus defensas alegaron que los delitos habrían prescrito. Por su parte, la acusación no solo niega este extremo, sino que además sostiene que los trabajos continuaron hasta muchos años después, y que además se realizaron otros trabajos posteriores para ampliar las instalaciones levantadas en suelo protegido.

Por su parte, el abogado del que era gerente del Consejo Insular de Aguas, José Juan Hernández Duchemín, le ha preguntado por otro proyecto que firmó, relativo al sistema de aguas residuales de Stratvs. “Mi informe habla de tuberías y poco más. No de tratamiento ni de vertidos”, ha respondido el testigo, restando también importancia a ese documento. “Concluye que eran correctas en ese momento, pero es sobre un sistema de evacuación de aguas, no es un sistema de tratamiento. De contaminación no habla el informe”, ha reiterado, en referencia al delito contra el medio ambiente por el que están acusados el propio Rosa y Duchemín, por haber autorizado ese sistema de vertidos pese a los informes públicos que advertían de los altos niveles de contaminación.

Sobre este punto, la abogada de la acusación, Irma Ferrer, ha hecho hincapié en que ese proyecto se realizó cuando la obra llevaba cuatro años ejecutada y cuando el restaurante ya hacía sido cerrado por orden del Ayuntamiento. “¿Cómo pudo ver pozos y fosas sépticas si está bajo tierra, bajo cimientos, y además el restaurante estaba precintado?”, le ha preguntado.

“A ver, yo entré en el restaurante cuando hice el proyecto, lo tengo clarísimo. Sí que es verdad que no había público, pero yo entré para hacer el informe”, “yo recuerdo haber abierto tapas de arquetas para ver cuál era el recorrido de las tuberías, recuerdo haber contrastado con otros proyectos que me entregaron”, ha respondido. Respecto a esos proyectos previos que le entregó la propiedad, la letrada ha recordado que uno de ellos reconoce que la bodega tiene una superficie total de 2.543 metros, cuando solo se habían autorizado 900, y ha insistido en preguntarle al testigo si se trataba de una bodega industrial, que es una de las cosas que niega la defensa.

“No sé el uso”, ha afirmado el testigo, que ha intentado esquivar la pregunta en varias ocasiones, repitiendo que lo que él hizo era un proyecto de saneamiento. “¿Y para hacer un informe no distingue usted si es una vivienda, una bodega artesanal o una industria?”, le ha preguntado la abogada de la acusación. “Si ésa es la pregunta, yo diría que es una bodega industrial”, ha terminado respondiendo.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Mié 12 Feb, 2020 4:48 pm 
Desconectado
Site Admin

Registrado: Sab 30 Ago, 2003 6:24 pm
Mensajes: 2994
Según La Voz de Lanzarote:

El juicio de la pieza principal del caso Stratvs se ha reanudado este martes con la declaración de varios testigos, incluyendo el de una persona clave: la mujer que supuestamente solicitó los permisos para construir la bodega. “Mi idea era solo tener una casita para reunir a la familia”, ha declarado Piedad del Río, que ha explicado que su única intención era rehabilitar la vivienda que ya existía. Sin embargo, al solicitar la autorización ante el Gobierno de Canarias, lo que pidió fue permiso para esa rehabilitación, pero también para construir una bodega subterránea de 900 metros.

Imagen

La idea de comprar la casa sí fue mía, pero luego delegué todo el papeleo, porque ni sé de esas cosas ni me importa”, ha afirmado. Y en quien “delegó” fue en su marido, el arquitecto Miguel Ángel Armas Matallana, que también está acusado en la causa, y “en el Grupo Rosa”. Así, Piedad del Río ha confirmado que aunque su nombre es el que aparece en todos los papeles y solicitudes iniciales, quien desde el inicio estuvo detrás del proyecto fue Juan Francisco Rosa. De hecho, tal como ha puesto de relieve esta causa, Rosa no era el dueño del terreno ni figuraba en ningún documento cuando se pidieron los permisos y cuando se iniciaron las obras. Sin embargo, pese a que su nombre no aparecía en la solicitud, era a él a quien el Gobierno de Canarias le realizaba las notificaciones del expediente, que se remitían a un fax de Galerías Rosa.

En su declaración, Piedad del Río ha llegado a decir que la firma que aparece en algunos de los documentos que se aportaron para solicitar ese permiso no es la suya. Al respecto, ya durante la fase de instrucción de esta causa, su marido afirmó que esa rúbrica de su esposa había sido “falsificada” y que él “no tuvo conocimiento de la falsificación de documentos porque eso nunca lo vio”, ya que quien realmente se encargaba de los trámites era Rosa.

“Me he ido enterando de muchas cosas a partir de lo que está ocurriendo”, ha declarado por su parte Piedad del Río, refiriéndose así a este procedimiento judicial que se inició hace más de diez años. Según ha declarado, ella “delegó” porque tenía “confianza” en su marido y en Juan Francisco Rosa, a quien ha afirmado que les unía una relación de “amistad”. Sobre cuándo decidió desvincularse del proyecto, ha coincidido con la versión que dio su esposo al declarar como acusado en el juicio. “Se suponía que iba a ser una casa de disfrute familiar y vi que se estaba convirtiendo en algo muy complejo, muy pomposo. A mí ese aspecto de negocio no me interesaba, y nosotros tampoco podíamos asumir ese coste económico tan grande”, ha sostenido.

De hecho, aunque ya el permiso se pidió para algo que según Piedad del Río no entraba en sus planes -y que según sostiene la acusación tampoco podía haberse autorizado-, lo que luego se construyó se asemejaba menos aún a ese proyecto familiar. Y es que el permiso se solicitó para rehabilitar la casa y construir una pequeña bodega-almacén de 900 metros, y lo que se construyó fue una bodega industrial y un macro complejo que en total ocupa más de 12.000 metros cuadrados.

Además, tanto Rosa como Armas Matallana están acusados de un delito contra el patrimonio, ya que las pruebas periciales sostienen que la casa, que estaba protegida, ni siquiera se llegó a rehabilitar, sino que se derribó y se construyó una nueva más grande. Y desde luego nada tiene que ver con una vivienda, ya que lo que se terminó abriendo allí fue una tienda donde se vendían los vinos de Stratvs y otros productos de las empresas de Juan Francisco Rosa.

“En su momento hablamos de quedarnos solo con la casa, pero vimos que iba a interferir”, ha señalado al respecto Piedad del Río, al explicar cómo fueron cambiando los planes iniciales desde que Juan Francisco Rosa habló por primera vez con su marido y le propuso construir una bodega en esa finca.

Respecto a la propiedad del suelo, la testigo ha confirmado que su marido solo era dueño de una pequeña parte y que la finca tenía unos 30 propietarios. Después, ha añadido que fueron comprando otras partes a “los familiares más cercanos”, con esa supuesta idea de rehabilitar la casa como punto de encuentro familiar. “No sé si el 50%”, ha respondido a la abogada de la acusación popular, Irma Ferrer, cuando ésta le ha preguntado qué porcentaje de la finca llegó a ser de su propiedad. “Creo que Juan Francisco compró lo que faltaba”, ha agregado a continuación. Sin embargo, lo cierto es que la finca tenía otros propietarios que llegaron a estar personados como acusación en esta causa por la usurpación de sus terrenos, y no fue hasta hace un año, poco antes de que empezara el primer juicio de Stratvs, cuando Rosa les pagó por ese suelo, consiguiendo así que se retiraran del procedimiento.

“Yo no entro en la cuestión económica. Sé que mi marido compró una cantidad y no sé si llegó al 50%”, ha contestado Piedad del Río cuando le han pedido más precisiones sobre esa adquisición. Además, en este punto también ha negado haber firmado uno de los contratos de compraventa, que sin embargo se aportó junto a la solicitud de autorización al Gobierno de Canarias. “Eso es solo un borrador”, ha asegurado, insistiendo en que no llegó a firmarlo. Además, tampoco ha podido explicar cómo ese “borrador” llegó a aportarse al expediente. “No lo sé”, ha respondido, negando a continuación que ella se lo hubiera entregado a Rosa para que lo presentara.

Según su declaración, fue su marido quien se encargó de realizar la compra de otras partes de la finca y años después, cuando ellos se desvincularon del proyecto, se las vendió a Rosa. “Mi firma aquí no está”, ha insistido (en algunos documentos, tal como desveló la instrucción de esta causa, aparece su nombre pero la firma que figura nada tiene que ver con la suya). Además, la testigo también ha asegurado que “no recuerda” haber hecho gestiones en el Catastro para poner la vivienda a su nombre y al de su marido, ni si pidió autorizaciones, y ha insistido en que ella “delegó el papeleo” en su esposo. “El trabajo de mi marido no es algo que esté fiscalizado por mí”, ha contestado después al abogado de la defensa de Miguel Ángel Armas Matallana.

Precisamente por su relación con este acusado, su declaración ha comenzado con una advertencia del presidente de la Sala, Emilio Moya, de que podía acogerse al derecho a no declarar para no perjudicar a su marido. “No tengo ningún problema”, ha respondido Piedad del Río, que en su testimonio ha coincidido en lo que ya había declarado Armas Matallana.

En cuanto a lo que había en esa finca antes de realizar las obras de Stratvs, la testigo ha asegurado que la casa “estaba en ruinas” y que cuando ellos se reunían allí con la familia lo hacían “en la parte del campo”, “porque había árboles y sombra” e iban “a pasar el día allí”, y que por eso habían decidido comprarla y rehabilitarla.

“¿Pidió permiso para restaurar la casa o para realizar una construcción nueva?”, le ha preguntado la abogada de la acusación. “No conozco la diferencia que hay entre una cosa y otra. No conozco ese tipo de términos”, ha respondido. En lo que sí ha insistido es en que “la casa estaba muy mal” y en que no podían entrar porque “estaba llena de basura, de jeringuillas y de bichos muertos”. No obstante, aunque con respecto al techo ha dicho que “estaba hundido”, también ha reconocido que un tiempo antes se había “arreglado un poquito” la vivienda porque se rodó allí una película. “No era una ruina, ruina”, ha precisado.

En cuanto al aljibe que había en la finca, tal como reconoció el propio Rosa en su declaración, Piedad del Río ha asegurado que no lo recuerda, aunque ha añadido que les decían a los niños “que no se acercaran ahí porque había un hueco”. “Yo nunca jamás vi una fuente allí”, ha señalado también en referencia a uno de los puntos claves de la causa, ya que entre otras cosas se juzgan delitos contra el medio ambiente por la emisión de vertidos contaminantes. Sin embargo, sí ha reconocido que había un barranco y que “ahora no está”, tras la construcción de este macrocomplejo levantado en lo que, según su declaración, solo pretendía ser una obra de rehabilitación de una casa para reunir a la familia.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Mié 12 Feb, 2020 4:54 pm 
Desconectado
Site Admin

Registrado: Sab 30 Ago, 2003 6:24 pm
Mensajes: 2994
Según La Voz de Lanzarote:

Una de las legítimas dueñas de la finca donde se levantó la bodega Stratvs ha declarado este miércoles en el juicio relatando los años de “sufrimiento”, de “grandísimas mentiras” y de impotencia que ha sufrido su familia al intentar enfrentarse al empresario Juan Francisco Rosa, que ocupó terrenos de su propiedad para construir este macrocomplejo.

Imagen

“Al principio, cuando empieza el asunto, nadie quería hacerse cargo. Este señor tenía mucho poder”, ha explicado Olga María Ramos de Paiz, recordando las consultas que sus hijos y ella hicieron con distintos abogados para iniciar acciones en defensa de sus derechos sobre ese suelo. “Todos ponían una disculpa para no hacerse cargo del asunto. Es muy difícil ir contra este señor”, ha insistido.

Además, ha explicado que también tardaron varios años en emprender medidas legales porque no tuvieron conocimiento de que se estaba ocupando su propiedad hasta mucho después. “Nos enteramos muy tarde. Además, no pasábamos por allí porque la carretera estaba en obras y estaba cortada”, ha explicado. De hecho, la testigo ha sostenido que si Rosa “pudo hacer todo eso sin que nadie se enterase, fue porque la carretera estaba cortada”.

En su declaración como testigo, Olga María Ramos ha explicado que ella heredó una parte de esa finca de su marido, José Negrín Armas, y que además había otros propietarios, incluyendo a dos hermanos de su esposo y otros miembros más lejanos de la familia, como Miguel Ángel Armas Matallana. Este arquitecto, que también está acusado en la causa, fue quien se puso de acuerdo con Juan Francisco Rosa, que inició las obras sin ostentar ningún tipo de titularidad sobre esa finca.

Por su parte, Armas Matallana reconoció que él solo era dueño de una parte de la finca y aseguró que Rosa se había comprometido a comprar el resto del terreno a los demás propietarios. Sin embargo, no consta que se firmara ninguna compraventa y Juan Francisco Rosa sostuvo en su declaración como acusado que las había adquirido “de palabra”. En cambio, la viuda de José Negrín ha declarado que ni siquiera contactaron con ella para informarle de que iban a iniciar obras en la finca. “Me enteré cuando la obra ya estaba casi terminada”, ha cuestionado.

Fue entonces cuando lo puso en conocimiento de sus hijos y empezaron a contactar con abogados, al principio sin éxito, hasta que finalmente acabaron personándose como acusación particular en esta causa, denunciando la usurpación de sus terrenos. Sin embargo, hace poco más de un año, cuando estaba a punto de celebrarse el primer juicio de Stratvs, Rosa llegó a un acuerdo con ellos y les pagó finalmente por esos terrenos, consiguiendo con ello que se retiraran de esta causa.

“Fueron muchos años y un sufrimiento grande. Apareciendo constantemente en la prensa, cosa que nosotros no queríamos para nada”, ha recordado la testigo, que se ha referido también a las “mentiras” que en este tiempo han tenido que soportar. Entre ellas, la que afirma que Rosa lanzó al declarar en este juicio, cuando reconoció que una de las herederas había ido a reclamarle. “Vino una señora o señorita que quería hacer una boda en Stratvs”, sostuvo el empresario, que aseguró que cubrió los gastos de ese evento y así dio por saldada la deuda por la parte de la finca de la que ella era titular.

Eso es parte de las grandísimas mentiras que él ha vertido por ahí. ¡Mi hija nunca quiso casarse en Lanzarote, y menos en su bodega!”, ha señalado con indignación la testigo. “Nunca hemos pisado su bodega para nada. Ni siquiera de curiosos”, ha puntualizado a continuación.

Respecto a los acuerdos a los que Rosa hubiera podido llegar con otros hermanos de su marido, ha señalado que lo desconoce. No obstante, en contra de lo afirmado por el empresario -que sostuvo que con Domingo Negrín llegó a un acuerdo, dejándole a cambio explotar una finca colindante que sí era de su propiedad-, Olga Ramos ha declarado que no es cierto que se hubiera estado cultivando esa parcela, ni por parte de Rosa ni de su cuñado.

“Tuvo ocasión de solucionar las cosas fácilmente”, ha lamentado la testigo, recordando los años y el “sufrimiento” que han tenido que pasar para poder cobrar por su parte de la finca. “Solo queríamos quitarnos esa propiedad, que ya estaba en manos de él”, ha recordado al explicar las gestiones que iniciaron tras tener conocimiento de la obra que Rosa había llevado en esa finca.

“Se habían apropiado de lo que era nuestro y mis hijos se pusieron en contacto con todos los propietarios, pero nadie hizo nada”, ha lamentado, explicando que entonces “hablaron varias veces” con Miguel Ángel Armas Matallana, sin que les diera una solución: “Decía que lo solucionáramos nosotros como pudiéramos”.

Fue entonces cuando enviaron un requerimiento formal, y quien contestó entonces fue Juan Francisco Rosa. “Nosotros queríamos que nos comprara nuestra parte, de la que él se había apropiado, pero nos dijo que no tenía dinero”, ha explicado la testigo. “¿Les dijo que no tenía dinero?”, ha subrayado con sorpresa la fiscal.

Según la testigo, lo que les ofreció entonces el empresario es que entraran en la sociedad, pero ellos se negaron. Así acudieron a la vía penal, personándose como perjudicados en esta causa, hasta que en diciembre de 2018, una década después de haberse inaugurado Stratvs, Rosa por fin les pagó por su parte de los terrenos.

Durante la jornada de este miércoles también ha declarado como testigo una prima de Juan Francisco Rosa, en relación a otro de los delitos que se juzgan vinculados a la titularidad del suelo. Y es que al no ostentar la propiedad del terreno donde realmente se levantó la bodega, la terminaron inscribiendo en otra finca, haciendo ver que estaba en un lugar donde realmente no había ninguna construcción. Después, esa finca donde se simuló que estaba Stratvs se puso como garantía ante la Agencia Tributaria, para cubrir una deuda de más de 300.000 euros que tenía la sociedad Princesa Yaiza con Hacienda.

Quien realizó formalmente la gestión fue Rosa María Rosa, que en ese momento era presidenta del Consejo de Administración de Princesa Yaiza SA. En su declaración como testigo, Rosa María Rosa ha explicado que inicialmente ofrecieron como garantía a la Agencia Tributaria cinco fincas que pertenecían a esa empresa, pero ha añadido que después hubo “diferencias entre los socios” y que finalmente uno de ellos, Juan Francisco Rosa, ofreció esa finca de su propiedad, donde supuestamente se ubicaba Stratvs. “Ni idea”, ha respondido la testigo, cuando la fiscal le ha preguntado si conocía las alteraciones que se habían hecho en la inscripción de la bodega.

Lo que sí ha señalado es que después se volvió a cambiar la garantía ante la Agencia Tributaria, poniendo las cinco fincas que habían ofrecido inicialmente, y que después la deuda se terminó pagando. Sobre por qué se volvió a hacer ese cambio, se ha limitado a señalar que porque entonces sí se había conseguido llegar a “un acuerdo entre los socios”.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Mié 12 Feb, 2020 5:05 pm 
Desconectado
Site Admin

Registrado: Sab 30 Ago, 2003 6:24 pm
Mensajes: 2994
Vídeo Lancelot TV:



Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Jue 13 Feb, 2020 3:58 pm 
Desconectado
Site Admin

Registrado: Sab 30 Ago, 2003 6:24 pm
Mensajes: 2994
Según Diario de Lanzarote:

Hasta cinco agentes de Seprona de Lanzarote declararon en la sesión de este jueves del caso Stratvs en la Audiencia Provincial. Los agentes participaron en varias inspecciones y denuncias respecto a la bodega, tanto en la catas realizadas a la tienda del complejo como a la toma de muestras de aguas residuales, al belén que se instaló o a las obras del aparcamiento, entre otras inspecciones.

Imagen

Respecto a la antigua casa, convertida en tienda, varios agentes señalaron que se hicieron unas catas acompañados por personal técnico del Cabildo y concluyeron que se trataba de una obra nueva y no de una rehabilitación porque los paredes eran de hormigón.

Además, los agentes dijeron que se hicieron catas en muchos puntos diferentes y todas dieron el mismo resultado. “Tenía que haber solo arena, cal y piedra pero lo que había era hormigón”, señaló uno de los agentes.

También aseguraron que la casa había aumentado de volumen porque pudieron comprobar por fotos antiguas que la distancia que había entre la casa antigua y los árboles había disminuido.

Así, señalaron que cuando hicieron la inspección, el expediente de Bien de Interés Cultural de La Geria estaba vigente, aunque las defensas de varios acusados sostuvieron que el expediente se inició pero nunca se culminó.

Imagen

La autorización concedida permitía rehabilitar una casa antigua pero no hacer una obra nueva. Para la Fiscalía, los permisos fueron otorgados “contraviniendo la normativa en vigor” y, en el caso concreto de la vivienda, eran para la restauración de una vivienda antigua de valor etnográfico. Sin embargo, el Ministerio Fiscal ha recalcado que la vivienda fue derribada.

Los agentes del Seprona señalaron este jueves que no solo se inspeccionó y denunció a Stratvs sino también a otras bodegas en la misma zona, tanto por los vertidos, por tener una depuradora sin autorización como por hacer otras obras, y que en algunos casos pagaron una multa “cuantiosa” y otros fueron condenados por la vía penal.

Sobre la toma de muestras de agua y sus resultados, los agentes de la Guardia Civil dijeron que quien las llevó a cabo fue un grupo especializado de Las Palmas.

Otro de los agentes señaló que fue él quien puso la denuncia por las obras en los aparcamientos y que se había hecho una excavación de unos 3.000 metros cuadrados. La defensa de Rosa apuntó que esas obras fueron legalizadas por el Cabildo y el agente señaló que en el momento en que se hicieron no tenían autorización.

La letrada del Gobierno de Canarias preguntó a todos los agentes si pasaron por esa carretera y no vieron las obras. Uno de ellos aseguró que las obras se denunciaron desde el principio y otro dijo que preguntó y que le dijeron que tenían autorización en vigor del Gobierno. Hay dos técnicos y un exdirector general de Urbanismo del Gobierno acusados en el juicio.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Jue 13 Feb, 2020 4:03 pm 
Desconectado
Site Admin

Registrado: Sab 30 Ago, 2003 6:24 pm
Mensajes: 2994
Según Diario de Lanzarote:

Aureliano Negrín, otro de los propietarios de la sexta parte del suelo donde se asienta la bodega Stratvs, confirmó este jueves que la primera vez que el empresario Juan Francisco Rosa se puso en contacto con él para comprarle la finca fue en diciembre de 2018.

Imagen

Preguntado en la sesión de este jueves del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial si antes de eso alguien se puso en contacto con él para solucionar el problema de la finca, dijo que “en absoluto”.

Negrín aseguró que no tiene relación desde hace treinta años con su cuñada, que declaró este miércoles, y que se enteró de la construcción de la bodega “muy tarde”.

El testigo de este jueves dijo que todos los temas de la finca los llevaba su hermano Domingo y que antes de morir, en el año 2012, le pidió "que le dijera a Juan Francisco [Rosa] que no tocara las parras porque estaban subvencionadas por el Gobierno de Canarias".

Además, Aureliano Negrín afirmó que su hermano nunca le dijo que hubiera vendido “de palabra” la finca a Rosa, tal y como afirma el empresario. “Solo me pidió que le dijera que no tocara las parras”.

Aseguró, por otra parte, que siempre le comentaron que allí había una fuente, pero que él nunca fue a verla y que le comentaron que ese agua “la cortó Enriquito Díaz” con unas obras que hizo en su casa, en la parte de arriba del barranco.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Jue 13 Feb, 2020 4:10 pm 
Desconectado
Site Admin

Registrado: Sab 30 Ago, 2003 6:24 pm
Mensajes: 2994
Según Diario de Lanzarote:

Luis Castro es auxiliar administrativo que trabajó durante 34 años para el grupo empresarial de Juan Francisco Rosa. Declaró que no conoce a Piedad del Río, esposa del arquitecto Miguel Ángel Armas, a pesar de que presentó varias solicitudes en su nombre, entre ellas la petición de licencia para la bodega en el Ayuntamiento de Yaiza.

Imagen

Castro dijo que no solía presentar esos documentos pero que fue Rosa quien le dijo: “Si vas a Yaiza, presenta eso”, y le dio un sobre. Presentó otra solicitud en 2005 aunque no reconoce su firma: “Se parece, estaría de mal humor ese día”, contestó.

Por otra parte, las solicitudes ante el Gobierno de Canarias y en el Catastro para un cambio de titularidad en Yaiza también están hechas en su nombre y en ambos casos aseguró que él no las presentó, que ni fue a Gran Canaria ni al Catastro.

Imagen

El exjefe de la Oficina Técnica del Ayuntamiento de Yaiza, Antonio Lorenzo, declaró en la primera pieza de este caso, en 2017, que el Plan General no permitía el uso de bodega en ese lugar y que el Plan Insular de Ordenación tampoco, mientras que en esta ocasión ha declarado que el Plan prohibía todas las industrias en La Geria pero que ni las bodegas ni los lagares se consideran industrias.

Lorenzo señaló que La Geria sí es un espacio protegido y ratificó, como en la anterior ocasión, que el restaurante no estaba autorizado y que, por las mediciones que se hicieron, había más metros cuadrados construidos de los autorizados.

El exjefe de la Oficina Técnica también señaló que la prohibición de movimientos de tierras es absurda porque se permiten, sin embargo, algunos trabajos que conllevan movimientos de tierras.

Imagen

La prima de Juan Francisco Rosa, Rosa María Rosa, que fue presidenta del consejo de administración de la sociedad Hotel Princesa Yaiza, declaró respecto al posible intento de estafa a la Agencia Tributaria.

La sociedad tenía una deuda y puso como garantía cinco fincas. Después, por “desavenencias” entre los socios se cambió la garantía a una finca de La Geria de la sociedad BTL. Lo que se investiga es si Rosa hizo un cambio en el Catastro para simular que la finca como garantía no es donde se asienta Stratvs sino la colindante, que tiene mucho menos valor.

Rosa María Rosa señaló que la garantía de esas cinco fincas no se llegó a constituir y que luego se volvieron a ponerlas cuando finalizaron esas desavenencias. Dijo que finalmente se pagó la deuda y no se ejecutó al garantía.

Imagen

El vigilante de cauces Gerardo Cancio declaró que quien marcaba las pautas de su trabajo era el gerente del Consejo Insular de Aguas, José Juan Hernández Duchemín, mientras que el actual gerente Erik Martín Oliva dijo que el trabajo de vigilancia lo marcan los vigilantes. La declaración de Cancio no aclaró apenas nada. Dijo que no le dieron orden de ir a vigilar Stratvs.

La defensa de Duchemín sostiene que el Consejo tenía mucho trabajo y que había prioridades, como hacer un censo de galerías peligrosas y atender la situación de emergencia hídrica en la Isla.

Martín Oliva, que sustituyó a Duchemín, señaló que están muy saturados de trabajo y que apenas tiene personal, solo dos auxiliares administrativos y dos vigilantes.

Antes de ocupar la gerencia del Consejo, Martín Oliva trabajó en la empresa Inercia, que daba asistencia técnica al organismo público y que en ese periodo no le pidieron informes sobre Stratvs.

Declaró que no se permiten los vertidos directos y que los usuarios tienen obligación de ejercer el autocontrol, y el Consejo de hacer un seguimiento.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Jue 13 Feb, 2020 6:42 pm 
Desconectado
Site Admin

Registrado: Sab 30 Ago, 2003 6:24 pm
Mensajes: 2994
Vídeo Lancelot TV:



Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Jue 13 Feb, 2020 6:56 pm 
Desconectado
Site Admin

Registrado: Sab 30 Ago, 2003 6:24 pm
Mensajes: 2994
Según La Voz de Lanzarote:

Otro de los propietarios de la finca que ocupó Juan Francisco Rosa para levantar la bodega Stratvs ha declarado este jueves en el juicio y ha desmentido con contundencia la versión del empresario, que aseguró que había comprado “de palabra” esos terrenos hace dos décadas. “¡En absoluto!”, ha exclamado Aureliano Negrín Armas cuando la fiscal le ha preguntado por ese supuesto acuerdo verbal.

Imagen

De hecho, según su declaración, Rosa no contactó con él para hablar de la compra de los terrenos hasta hace un año, poco antes de que se celebrara el primer juicio del caso Stratvs, en el que el empresario está acusado entre otros de un delito de usurpación. “Me llamó en enero de 2019 y me dijo que quería hablar conmigo para solucionar el problema de la finca”, ha explicado. “¿Y antes nunca se había puesto en contacto con usted?”, ha insistido la fiscal. “¡En absoluto! Desconocido por completo”, ha reiterado el testigo.

En el caso de Aureliano Negrín, compartía una parte de la propiedad de esa finca con sus dos hermanos. “Todo lo llevaba mi hermano Domingo”, ha señalado al explicar por qué él no tuvo conocimiento de las obras que estaba ejecutando Juan Francisco Rosa en su propiedad. Además, desmintiendo de nuevo la versión de Rosa, también ha negado que su hermano hubiera alcanzado un acuerdo verbal con el empresario para cederle esa finca. “No es que fuera desconocido para mí en ese momento, es que nunca me lo comentó”, ha declarado Aureliano Negrín.

De hecho, la única conversación que afirma haber tenido con su hermano sobre este tema fue justo en sentido contrario. “Antes de morir me dijo que hablara con Juan Francisco Rosa y que le dijera que no tocara la finca, porque estaba dada de alta en el Gobierno de Canarias junto a otras que estábamos cultivando y por las que recibíamos subvenciones”, ha relatado.

“Yo no he tratado nada con nadie y solo hablé con este señor para decirle que no tocara las parras”, ha insistido. Y la respuesta de Rosa, según Aureliano Negrín, fue “sí, sí, sí”, “eso lo solucionamos, eso lo solucionamos”. Después, asegura que no volvió a saber nada hasta años más tarde, cuando recibió esa llamada de Rosa en 2019. “Le dije que no estaba en condiciones y que le mandaba a un hijo mío para tratar con él. Era algo que me quería quitar de encima porque había unos problemas que yo no sé de dónde venían”, ha relatado.

Tras esa conversación, su hijo le dijo que “ya estaba solucionado” y que “solo tenían que ir a la notaría”. Así, 20 años después de que Juan Francisco Rosa iniciara los primeros trámites para construir Stratvs sobre un suelo que no era de su propiedad, Aureliano Negrín recibió el pago por su parte de la finca. Además, el empresario también pagó hace un año a otros dueños, incluyendo a la cuñada de Aureliano Negrín, con quien ha declarado que no se habla desde hace tiempo. Fueron ella y sus hijos quienes emprendieron acciones legales y denunciaron que habían sido usurpados sus terrenos, y también quienes hace años contactaron con el resto de los propietarios, casi todos unidos por distintos grados de parentesco.

Al principio, cuando empieza el asunto, nadie quería hacerse cargo. Este señor tenía mucho poder y es muy difícil ir contra él”, declaró por su parte la viuda de José Negrín, Olga María Ramos, que también compareció el miércoles en el juicio como testigo, y relató los años de “sufrimiento”, de “grandísimas mentiras” y de impotencia que vivieron al intentar enfrentarse a Juan Francisco Rosa. En su caso, ella y sus hijos llegaron a estar personados como acusación particular en esta causa, aunque se retiraron después de que Rosa les pagara por fin el pasado año por ese suelo de su propiedad.

En cuanto a otro de los propietarios de la finca, Miguel Ángel Armas Matallana, también está acusado en la causa junto a Rosa. En sus declaraciones, ambos aseguraron que llegaron a un acuerdo para iniciar esta obra, comprometiéndose el empresario a adquirir el resto de la finca. Sin embargo, tanto Olga Ramos como su cuñado, Aureliano Negrín, han asegurado que ni Juan Francisco Rosa ni Armas Matallana contactaron con ellos antes de iniciar la construcción de la bodega.

Respecto al terreno, a preguntas de la acusación popular, Aureliano Negrín ha confirmado que en la finca había un barranco, “que estaba detrás de la casa”, y también que en su día había una fuente que confirmaría la presencia de aguas en la zona, aunque ha matizado que él no llegó a verla y que le dijeron que esa fuente “se cortó” por unas obra que hicieron en una finca colindante.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
NotaPublicado: Jue 13 Feb, 2020 7:03 pm 
Desconectado
Site Admin

Registrado: Sab 30 Ago, 2003 6:24 pm
Mensajes: 2994
Según La Voz de Lanzarote:

El gerente del Consejo Insular de Aguas de Lanzarote, Erik Martín, ha declarado este miércoles como testigo de la defensa en el juicio del caso Stratvs a petición del abogado de su antecesor en el cargo, José Juan Hernández Duchemín, que está acusado de un delito contra el medio ambiente por haber permitido que la bodega emitiera vertidos contaminantes.

Imagen

“Yo, desde que estoy como gerente, estoy desbordado. Un mago con una vara es capaz de hacer más de lo que estamos haciendo. Supongo que antes pasaría lo mismo”, ha afirmado Martín, que ha asegurado que es “imposible” que cumplan con todas las funciones que tienen encomendadas. No obstante, en un interrogatorio que se ha vuelto tenso al llegar a las preguntas de la fiscal, el actual gerente también ha insistido en subrayar que él no era trabajador del Consejo cuando se concedió una autorización provisional al sistema de vertidos de Stratvs, y también en que no tenía ninguna responsabilidad sobre la supervisión de esos vertidos.

“Parece que me están acusado”, ha llegado a decir Erik Martín, cuando la fiscal le preguntaba por un informe que él mismo emitió antes de ser gerente del Consejo, cuando ya trabajaba para este órgano como asesor externo a través de una empresa. En ese informe, Martín analizaba el trabajo que estaba realizando el Consejo de Aguas y planteaba que debía realizarse un control sobre los vertidos.

Tras afirmar que no recordaba el contenido de ese informe, que finalmente le han terminado mostrando, Erik Martín ha insistido en que él solo hacía los informes que le encargaban sobre expedientes concretos y que “no conocía ni tenía acceso a todos”. En cuanto al procedimiento general para controlar vertidos, ha declarado que es el solicitante el que está obligado a llevar un “autocontrol” y a hacer analíticas mensuales, aunque a preguntas de la acusación también ha precisado que el Consejo se reserva la potestad de hacer inspecciones.

En el caso de Stratvs, las únicas analíticas públicas que constan arrojaban parámetros contaminantes, pero aún así Hernández Duchemín informó a favor de concederle ese permiso provisional por seis meses. Después, aunque esa autorización establecía que debían realizarse análisis todos los meses, lo cierto es que nunca se hicieron. Y tampoco se adoptaron medidas después, cuando ese permiso caducó y la bodega siguió funcionando sin ningún control por parte del Consejo de Aguas.

La labor de vigilancia no es del gerente, es del servicio de vigilancia de cauces”, ha afirmado Erik Martín, en la misma línea de lo que defendió su antecesor en el cargo al declarar como acusado. Sin embargo, este miércoles también ha declarado como testigo uno de esos vigilantes de cauces, Gerardo Cancio, que ha afirmado que es el gerente el que le dice “dónde tiene que ir” para realizar una inspección.

No había servicio jurídico, ni técnico. Solo el gerente, un auxiliar administrativo y dos vigilantes de cauces”, ha insistido Martín al describir la situación que encontró al llegar a su actual cargo en el Consejo de Aguas. En cuanto a su intervención en el expediente de Stratvs que se investiga en esta causa, han sido los magistrados de la Sala los que se han terminado dirigiendo a él para aclarar el sentido de su declaración como testigo. “¿No intervino en los hechos en absoluto?”, le ha preguntado una de las magistradas, después de que Martín hubiera respondido a otro de los jueces que ni siquiera conoce el sistema de depuración de Stratvs.

En lo que sí ha recordado que intervino, a preguntas de la acusación popular, es en una solicitud posterior que presentó Juan Francisco Rosa para instalar una depuradora, cuando la bodega ya estaba precintada por orden judicial.

En este caso, a pesar de esa falta de medios a la que ha hecho alusión en repetidas ocasiones, Erik Martín tardó solo un día en responder a un escrito de Juan Francisco Rosa. En ese momento, el juez Salvador Alba -que después fue condenado por la comisión de varios graves delitos en el ejercicio de su cargo- acababa de dictar un auto levantando el precinto de la bodega. Así, con ese auto, el 3 de enero de 2017 Rosa presentó un escrito al Cabildo pidiendo que se tramitara su solicitud. Al día siguiente, como gerente del Consejo, Erik Martín emitió un informe favorable de seis folios atendiendo su petición.

“La documentación presentada por BTL Lanzarote es conforme con los mínimos previstos por la legislación vigente”, señalaba ese informe, que proponía “continuar la tramitación” de la “autorización/legalización de estación depuradora de aguas”. Poco después, ese expediente tuvo que paralizarse, ya que el empresario ni siquiera había acreditado ser el dueño del terreno. De hecho, fueron los legítimos propietarios los que tuvieron que dirigirse al Cabildo advirtiendo de la situación e instándole a que no continuara con la tramitación de ese permiso.

En su declaración, a preguntas de la defensa, el actual gerente del Consejo también a sostenido que la zona del barranco del Obispo donde se levantó la bodega no es un barranco. “Que yo sepa no está integrado en ninguna cuenca que tengamos nosotros registrada en el Plan Hidrológico”, ha defendido.

Además, aunque la defensa le ha preguntado en este punto por los informes aportados a la causa por la acusación, Martín no ha hecho referencia a su contenido. Esos informes fueron solicitados por el Consorcio del Agua, a raíz del estudio presentado por el anterior grupo de Podemos sobre la existencia de un acuífero en Timanfaya, y entre otras cosas reflejan la existencia de aguas subterráneas en la zona donde se asienta Stratvs.

Junto al gerente, este miércoles estaban citados como testigos los dos vigilantes de cauces del Consejo, aunque solo uno de ellos ha prestado finalmente declaración. El otro, que es hijo de José Juan Hernández Duchemín, finalmente no ha llegado a hacerlo, ya que todas las partes han renunciado a su testimonio al considerar que ya no era necesario.

En cuanto al otro vigilante, Gerardo Cancio, ha comenzado respondiendo que tiene “formación media” -“grado medio”, ha añadido cuando le han pedido más precisión- y que no tiene ningún conocimiento específico en materia de aguas, más allá del que ha podido adquirir desde que empezó a trabajar como vigilante para el Consejo.

Imagen

En cuanto a sus funciones, por las que le han preguntado en reiteradas ocasiones, ha ido repitiendo que se encarga de “vigilar barrancos, depuradoras, desaladoras...” Sin embargo, en el caso de Stratvs, ha asegurado que él no realizó “personalmente” ninguna inspección en el Barranco del Obispo y que solo “acompañó a un compañero” al que llevó en coche hasta la bodega. “Viene un técnico y el técnico se encarga de hacer eso”, ha añadido, ante lo que le han vuelto a preguntar cuáles son entonces sus funciones. “Vigilar”, ha repetido.

Esa inspección fue la que se realizó antes de que se otorgara el permiso provisional de vertidos a Stratvs, pese a que las analíticas arrojaron parámetros contaminantes. “Como vigilante que era de barrancos, cauces, desaladoras y depuradoras, haría algo más que actuar como chófer, ¿no?”, ha cuestionado la abogada de la acusación, ante lo que el testigo ha insistido en que quien hizo el trabajo fue el técnico y que él se limitó a “acompañar”.

Además, a preguntas de la defensa, ha afirmado que no recuerda qué empresa hizo después los análisis, que no sabe si estaba habilitada, que él tampoco se encargó de “custodiar” las muestras tomadas en Stratvs y que desconoce el sistema de depuración que tienen el resto de bodegas de La Geria. En cuanto a las inspecciones, ha declarado que era el gerente quien les decía dónde tenían que ir y el técnico “el que marcaba el calendario de trabajo”.


Arriba
 Perfil  
Responder citando  
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 51 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente

Todos los horarios son UTC


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 10 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
POWERED_BY
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com